tener una oficina fuera de Barcelona

Aunque las ciudades cosmopolitas como Barcelona pueden ofrecer una gran cantidad de oportunidades para tu empresa o pyme, lo cierto es que tener una oficina fuera de Barcelona, por su gran densidad de población y por ser una zona increíblemente comercial, puede resultar un tanto difícil. Sobre todo a la hora de reducir costes o destacarse entre la competencia.

Al momento de iniciar o ajustar un proyecto empresarial, es importante tener en cuenta todos los factores que puedan influir en el éxito y desarrollo del negocio. Por esta razón, tener una oficina fuera de Barcelona es una elección a la que cada vez más empresarios están apostando.

Cataluña, con un PIB de 236.739 millones de euros, es, de acuerdo al último estudio publicado por el INE, la segunda economía más grande de España. Sin embargo, esta comunidad autónoma ofrece más oportunidades fuera de su capital, Barcelona.  

¿Por qué tener una oficina fuera de Barcelona?

En la comunidad de Cataluña puedes encontrar una gran variedad de municipios como Solsona y Cardona que, de acuerdo a la Agència de Desenvolupament Local de Solsona i Cardona, en los últimos años ha experimentado un gran crecimiento económico gracias a la cooperación pública y privada para el desarrollo social y el tejido productivo.

Si estás indeciso sobre la ubicación ideal para iniciar tu negocio, a continuación te ofrecemos algunas razones por las que tener una oficina fuera de Barcelona es, definitivamente, una buena opción.

La renta es más económica

Las grandes ciudades como Barcelona tienen una enorme desventaja: el valor del metro cuadrado suele ser más caro que en el resto de la región.

Por ejemplo, en noviembre de 2020, el metro cuadrado en Barcelona costaba 15.3 euros. No obstante, en Badalona el precio era de 11.5 euros y en Calella, de 8,8 euros. De hecho, el mercado de propiedades en alquiler ha registrado en los últimos meses un ascenso en los precios, casi similares a los meses previos a la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, al elegir colocar tu oficina en otras ciudades de Cataluña, tendrás la oportunidad de disfrutar de contratos de alquiler mucho más accesibles  y que se ajusten a tu presupuesto.

Encontrarás más mano de obra disponible

Fuera de Barcelona también puedes encontrar profesionales altamente calificados. Es posible que a estos trabajadores debas pagarle más salario que a los trabajadores no calificados.

No obstante, la mano de obra calificada te hará ahorrar más en capital a medio y largo plazo. Debido a sus conocimientos y experiencia, los trabajadores calificados de fuera de Barcelona son capaces de cometer menos errores y de hacer un trabajo de calidad.

Experimenta relaciones más firmes

Por lo general, en grandes ciudades y metrópolis es más difícil hacer conexiones de negocios o profesionales. Es una ciudad enorme donde es imposible conocer a todos y estar al día con los cambios más recientes o las novedades de las empresas y pymes.

En este sentido, al tener una oficina fuera de Barcelona, se convierte más fácil  hacer networking de calidad. Ciudades o municipios más pequeños dan la oportunidad de acceder a más conexiones y mantener relaciones profesionales más estables y duraderas. En estos lugares es sumamente común recibir ayuda o asesoramiento entre conocidos.

Mayor concentración

Barcelona y otras metrópolis son ciudades muy competitivas entre empresas, pymes y profesionales. A menudo, es normal perder el enfoque de tu proyecto entre tantas distracciones. Por suerte, en las regiones más pequeñas podrás encontrar nuevamente tu voz y la de tu negocio.

Definir una marca o empresa puede ser una tarea compleja y que amerite el máximo enfoque, por lo que suprimir aspectos secundarios y las distracciones pueden ayudarte a crear algo único y verdaderamente valioso.

Las ciudades pequeñas tienen mucho para ofrecer

Si te arriesgas y decides tener una oficina fuera de Barcelona, de seguro encontrarás muchas buenas razones para nunca mudarte nuevamente.

Las ciudades pequeñas tienen un estilo de vida único que cada vez atrae a un mayor número de empresarios y de pymes gracias a la calidad de vida que ofrecen. Además, de gozar de un tejido productivo y desarrollo social fuertes, estas ciudades cuentan con otros aspectos más humanos e igual de importantes:

  • Aire fresco y bosques alrededor: estas ciudades fuera de Barcelona también disponen de una cautivadora naturaleza todos los días del año.
  • Menos atascos. Debido a que estas zonas, por lo general, poseen menos semáforos, es posible ir del trabajo a la casa en cuestión de minutos.

Barcelona continúa siendo una de las ciudades más importantes de España. Sin embargo, el crecimiento económico de la región ha abierto sus puertas a localidades más pequeñas, como Solsona y Cardona. Localidades que ofrecen numerosos beneficios para las empresas, y siguen siendo igual de competitivas en el ámbito económico y productivo.